Habitación 346

La vista es nuestro mayor censor y nuestro mayor prejuicio. Nuestro mayor miedo.

 

erotica

 

Será al revés. Tú me podrás ver y  yo estaré ciega.

¿Estás segura?

Sí. 

Y recuerda: Si no te gusta lo que ves, siempre podrás decidir darte la vuelta e irte. Si lo haces sólo te pido que lo hagas en silencio y sin mirar atrás.

Nunca. 

Sigue leyendo

El Club Noir (V)

 Previo III & IV

castaño ojos

¿Qué me estaba pasando? ¿Qué enajenación me había poseído para darle la mano a un extraño y aferrarme a ella con esas ganas y esa… necesidad? Y aún más… ¿Quién era esa loca que se había alzado sobre sus tacones y le había susurrado a ese hombre a ver si quería ser su mentor?

Desde que cruzamos la mirada algo me llevó a hacer todo eso y ahora me encontraba frente a él cenando en ese enigmático club del que ya era miembro. Levanto la mirada de la ensalada templada de queso de cabra con frutos secos que nos habían servido y me paro a observarle. Sigue leyendo

Mi fantasía, su fantasía, ¿nuestra fantasía?

A. Irles. no decepciona. Mi reto fue el mismo que él me lanzó a mí: 5 imágenes de mi Tumblr, elije una y escribe su historia. Y esta es su respuesta.  Si os atrevéis.. ya sabéis contessa.pandora@gmail.com  Mientras tanto, espero que disfrutéis de la historia tanto cómo yo.

Mi fantasía, su fantasía, ¿nuestra fantasía? por A. Irles – Otra Resaca Más

Secret Hero Live by Greg Guillemin

Yo estaba en el sofá negro junto a la cama, con la toalla enrollada en la cintura y el pelo aún húmedo. Contestaba a los comentarios de mi último relato en el blog. Ensimismado en la pantalla de mi móvil apenas la escuché salir del baño y entrar a la habitación.

– Ejem… miauuu – solicitó mi atención. Sigue leyendo

El Club Noir – III

Previo I & II 

hide fear curiosity III

Con las piernas temblando y recuperando la respiración vuelvo al portón. Lo miro por última vez. En un segundo lo sé. No debería haber venido.  No. Realmente no me atrevo, por mucho que lo desee, que lo necesite. Quise pensar que sí, me dejé llevar por la excitación, pero la realidad es que siempre supe que daría la vuelta. El nudo en el estómago empieza a tornarse en ese otro nudo en la garganta tan familiar. No he sido capaz. De nuevo no soy capaz. Quiero ser capaz. Sigue leyendo

El Club Noir

I

Estoy en la acera, sola. No se de dónde he sacado el valor para llegar allí. El corazón me late a mil y tengo un nudo en el estómago.

-Respira. Al menos intenta controlar la respiración, eso te calmará– Me digo.

Cierro los ojos e intento regular la respiración. Escucho el sonido del tráfico fluido. La ciudad se mueve, sale a cenar, a tomar unas copas… la ciudad sigue su movimiento.  Abro los ojos y miro el portón negro que tengo delante de mí. De arco de medio punto, el portón es de madera lacada en negro mate, de unos tres metros de altura y con dos hojas. En una de ellas hay una puerta de acceso con un aldabón de hierro forjado.  A la izquierda, en la fachada blanca,  en una placa de metacrilato, con letras elegantes y muy minimalista está el nombre NOIR.  La puerta del portón está entornada. Sólo hay que empujar un poco para entrar. (Contessa Pandora) Sigue leyendo