Me encanta


orgasmo femenino

Me encanta que me hagas gritar cuando me falta el aire.
Me encanta tener que clavarte las uñas mientras me retuerzo.
Me encanta tu orden: “dámelo“. Me encanta obedecer y dártelo.
Me encanta ver tu cara en ese momento.
Me encanta, entonces, poder cerrar los ojos y recuperar la respiración mientras me abrazas.

Me encanta.

Me encanta correrme en tus dedos.

Pandora.

Imagen: De November Girl, Wild Dream. 1966.

By Sam Haskings

El Masaje

A D. Por todas las pruebas conjuntas. Gracias Amor.  

masaje durex lubricante

Había tenido un día muy duro en el trabajo, además, a la vuelta, una avería en el autobús y un retraso en el metro habían hecho que mi cansancio se uniera a una mezcla de rabia, frustración y mala leche en general.

Abro la puerta de casa. Música. Suave, lejana, apenas perceptible, pero si lo suficiente como para que me dibuje una sonrisa en la cara. Tú ya has llegado, y claramente tienes algo en mente. Todo a oscuras, salvo por el camino de velas que dirige mis pasos hacía la habitación; un cálido y relajante aroma invade la estancia.

Hola cariño – me dices al oído- olvídate del trabajo, ya estás en casa, relájate. Sigue leyendo

50 Deseos

AlizeeQuerido V,

Después de tantos años, ¿me dejas que te llame así? ¿verdad?  Aquí estamos otro año más. Otro año de terrible escasez por mi parte y dejadez por la tuya. Sinceramente pienso que nos falta comunicación, y créeme que no va a quedar por mí. Así que este año te lo voy a poner fácil. Muy fácil querido. El mundo se entiende últimamente en paquetes de 50 Sombras, yo no. Yo prefiero entenderme a golpe de deseos. Soy más de deseos que de sombras, fíjate. Seré rara, será eso. Deseos para aquel al que me tienes que ayudar a encontrar ¿es tu trabajo no? Pues te los voy a decir, así no podrás decir que no sabes lo que quiero y no tendrás dudas. Yo es por ayudarte. ¿Estás listo? Apunta…: Sigue leyendo

El Club Noir – III

Previo I & II 

hide fear curiosity III

Con las piernas temblando y recuperando la respiración vuelvo al portón. Lo miro por última vez. En un segundo lo sé. No debería haber venido.  No. Realmente no me atrevo, por mucho que lo desee, que lo necesite. Quise pensar que sí, me dejé llevar por la excitación, pero la realidad es que siempre supe que daría la vuelta. El nudo en el estómago empieza a tornarse en ese otro nudo en la garganta tan familiar. No he sido capaz. De nuevo no soy capaz. Quiero ser capaz. Sigue leyendo

Buenas Noches

Apollonia Saintclair

Quieta. Me estiro apretándome contra mí.

Cierro los ojos intensamente. Tú. Tu polla. Me agarras el pelo, empujas, fuerte. Palpita y me busco. Me aprieto con mis mis manos y abro las piernas. Me muerdes. Más. Alargo mi mano, es rojo. Se desliza fácil y me gusta su dureza. Sí, no. Sí, no. Sí, no. Sí, no. Tu polla. Sí, no, Sí, no. Tu polla. Círculos y me estiro sobre mí. Mi espalda se arquea.

Sí, no. Te quiero dentro.. Sí, no. ¡Sí! Suave. Al fondo. Suave. Lento. Principio. Dentro y círculos, más círculos. Resbala.

Resbalo rápido. Círculos rápidos. Rápido entrando, rápido saliendo. Rápido, rápidos los dedos. Calor. Más. Me muerdes. Más. Me jadeas en el oído. Más. Bombeo, circulo y contraigo. Ignición.Tú, tu polla, tu puño en mi pelo, llena, círculos, contraigo. Llena, tu polla, tú, tu puño, duele el pelo, círculos, contraigo. Tú.

Mi cabeza se estira, mi pecho se arquea para gritar en tu oído. Empujas. Empujo. Tensión. Me corro. Te grito. Mi cama está manchada; no puede importarme menos, ahora puedo dormir tranquila.

CP.

Ilustración de Apollonia Saintclair