La Noche III

handLa gota del suelo era ya una mancha grande. Fuera escuchó cómo el reloj del salón marcaba las tres: una… dos,.. tres… allí en el salón. Lejos.

Un coche…

Sentía dolor, dolor en todo el cuerpo. Miró al pie del lavabo dónde había tirado la ropa. Vio sus bonitas bragas rotas y los encajes desechos, sus hilos negros; la falda estaba manchada, manchada de un rojo más intenso y más oscuro que su propio calor. Sintió asco, repulsa, odio, rabia, pena, dolor, todo, todo junto. Sintió el escalofrió, el nudo en el pecho y rompió a llorar. Sigue leyendo